Kilómetro cero

Ya estamos situados. Rodilla en suelo y zapatillas firmemente dispuestas sobre los tacos. Esperamos con cierta tensión la orden de salida, nadie quiere tropezar de inicio, pero nos alivia saber que tendremos vía libre en los ocho carriles. El disparo suena hoy a melodía rancia de Windows 7, y el pequeño ventilador ‘made in China’ que nos acompaña promete no superar los nudos reglamentarios. Arial 12, texto justificado y Spotify dormido. Comienza la carrera.

‘El legado de Olimpia’ es el pretencioso nombre elegido para una columna semanal que sólo aspira a hablar de deporte. Tanto y tan poco concentrado en una simple palabra. Uno de los mejores inventos fabricados por el hombre, una explosión constante de adrenalina e ilusión que nos permite transformar lo artificial en puro y maravilloso sentimiento. Hablaremos de los héroes, los vencidos y de esas chinches que intentan contaminar a ambos.

La suerte nos permite arrancar en un contexto único e irrepetible. Un panorama en el que podremos reflexionar sobre la leyenda del Gran Slam más precoz, la persistencia de un asturiano de rojo, el equilibrio del Señor de los Anillos, la conquista de las motos, una Selección con estrella, balonmano, hockey, ciclismo… Y si todos nos fallan, por si no fuera suficiente material, seguro que a Mourinho se le ocurre algo.

Ser periodista deportivo en este país es un acto de responsabilidad. Así como el paso a la Democracia exigió un esfuerzo extra de compresión general, el increíble momento en el que se encuentra el sector deportivo español nos obliga a quebrar parcialmente nuestra propia idiosincrasia. Hablaremos de Barça y Madrid, qué duda cabe, y se hará en grandes dosis. Mucho más de lo que merecen, sin duda. Pero habrá algo más. Queda prometido.

En un entorno libre, la valentía crece por sí sola. A veces el coraje pervierte, pero lo preferimos al vergonzoso silencio. Esta columna pretende llegar a donde la actualidad le lleve, y si el viento sopla desde la casa del vecino, allí estaremos también para analizarlo. La situación de los medios en España, los encargados de difundir el amor por el deporte, son dignos candidatos a la crítica más sincera. Mis disculpas por adelantado.

La cita será todos los jueves, y ya con las falanges, metacarpianos y demás familia calientes, empezaremos a ahondar con humildad en los entresijos de un universo apasionante. Quien critica acepta críticas, y cualquier consejo será tratado como el regalo que representa. Toca sudar tinta a partir de ahora. Revisión ortográfica, guardamos texto y adjuntamos en correo electrónico. Ya estamos en marcha.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El legado de Olimpia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s