Pasito a pasito

Aunque es cierto que en democracia cada individuo es un voto, todavía nos gusta en exceso practicar el noble arte del opinar sobre opiniones. Adherirnos pegajosamente al discurso más tentador en vez de caminar bajo nuestra propia consciencia.

Es más sencillo, pero peligroso si no se sabe controlar. La diferencia entre un radical y una piedra es que uno de los dos necesita por momentos acudir al lavabo. Pero hoy no escribo para desahogarme. No sólo por ello, al menos. Esta noche prefiero poner en práctica la técnica añeja del oye-mira-lo-que-ha-dicho-fulanito, cediendo el (poco) protagonismo al texto publicado recientemente en los medios por el piloto de F1 Jaime Alguersuari. Sublime.

Reconfortante. Que una mente con menos de dos décadas pueda avergonzar a muchas otras ya caducas, es como para dibujar una sincera sonrisa. No es sólo lo que dice, sino el cómo lo cuenta. Humilde, libre, abierto. Siempre creí que el ser humano sigue avanzando. Y lo mantengo. No ignoro que el odio se expande infinitamente más rápido que la solidaridad. Esa sensación de arcada irracional tan fácil de manipular. Putos catalanes, jodidos españoles, asiáticos de mierda, marcianos cabrones… vómito, vómito y más vómito. Pero tan solo puede retrasar lo inevitable. La cara amable de la globalización nos empuja hacia el futuro, aumentando la hipocresía hasta niveles que incluso a los seres humanos se nos hace insoportable. Como siempre, es sólo tiempo. Tiempo, y lucha. Nada más. Si existiera la coherencia, el fanatismo debería tener la misma consideración legal que las drogas duras. Una vez dentro, siempre quieres más, lo necesitas, te hace sentir bien. Te condena a una vida de ojos cerrados bajo la felicidad artificial de lo inocuo. Pero no me preocupa en exceso. Ya sabemos de sobra que las fronteras las marca nuestra propia existencia. Aún así, me alegran textos como el de Jaime. Más allá de banderas y patriotismos, es una bofetada contundente al cavernícola panorama social. Un soplo de aire fresco en una habitación que lleva demasiado tiempo sin ventilarse. Otro pequeño paso hacia delante.

Añado también el enlace de la última genialidad de la gente de ‘Crackovia’ (magnífico ejemplo de como sacar partido al bilingüismo), ambientado en una hipotética redacción del diario deportivo As. El propio periódico madrileño lo ha colgado en su página web. Buen gesto para un periodismo habituado a comerciar con sentimientos muchas veces para nada deportivos. Pulsa aquí para ver el vídeo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El legado de Olimpia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s