El ‘Gordo’ cae en Valdebebas

“Resultar una persona antipática, molesta o desagradable”. Así recoge la RAE uno de los posibles significados de la palabra gordo, por lo que una vez visto el resultado cantado por los niños de San Idelfonso, podría afirmarse que este año la capital va sobrada de obesos.

Más allá de bombos y décimos, la alegría por ser uno de los anfitriones del premio más famoso en España contrasta con la preocupación que reina en el Santiago Bernabéu.   En el despacho de Florentino, la tradicional bebida espumosa ha sido sustituida por el vino de Oporto más agrio que se recuerda.

Los desaires de José Mourinho han cruzado la línea entre la provocación y la rebeldía, y ahora los petardos del portugués explotan en plena Castellana. Los ‘trece mandamientos’ del luso han terminado por reventar una estabilidad discutida, y sigue demostrando que sin poder absoluto, Mou no acaba por sentirse a gusto.

En realidad, nada que sorprenda en exceso. Mourinho no ha llegado al Real Madrid por su deseo de dirigir a uno de los clubes más representativos del planeta fútbol a nivel mundial (si no el que más). Su aspiración única, además de la económica, es aumentar su palmarés con nuevos títulos en un campeonato de la relevancia del español, antes de emigrar a algún otro destino extranjero. “En mi futuro, Premier o Italia”, publicaba ayer en portada la Gazzetta. Su prestigio y eficacia están más que de sobra demostradas. Ya es muy tarde para cambiar algo del resto. Si el Madrid le quiere, tendrá que soportarlo tal y como es.

De todas formas, no es de rigor que una rabieta monopolice columna alguna. Eso que califican como espíritu navideño nos permite disfrutar de historias mucho más agradables estos días. Permítanme destacar una por pura admiración hacia sus protagonistas. Rafael Nadal y Federer siguen demostrando a base de partidos benéficos el significado real de ser una leyenda. La relación de respeto entre dos de los más grandes campeones en la historia del deporte mantiene su estatus de pureza. No es sólo el dinero que recauden, es sobre todo el bien mental que producen en todos sus seguidores. Así da gusto.

Manteniendo la perspectiva filantrópica y de loterías de este jueves, la ‘Qatar Foundation’ ha decido donar sus buenos millones a un agradecido Barcelona. Muchos han montado en cólera ante el sacrilegio de la camiseta manchada. Quejas sin sentido y, en muchos casos, malintencionadas. Los contratos-servilleta de Messi ya se hacen sobre papel dorado. Y así otros tantos. Fue bonito mientras duró, pero no era más que una cuestión de tiempo.

Además, si el minúsculo estado árabe no encuentra acomodo a sus petrodólares, bien está encontrarles un rinconcillo a los pobres. Lo dijo de manera rotunda el señor Blatter. “Designar a Rusia y a Qatar no ha sido para ganar dinero”. Más razón que un santo, Joseph. A nadie se le escapa que, en realidad, ha sido para ganar MUCHO dinero.

¡Feliz Navidad para todos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El legado de Olimpia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s