Oh la lá les rouges!

Si Napoleón levantara la cabeza…

“Una tarde para la historia” Así titulaba el diario francés L’Equipe su edición del pasado domingo, y aunque Pirineos abajo, la frase no pudo ser más acertada. Hablar de un fin de semana glorioso, épico, legendario y todo lo que quieran añadir es ya una retahíla trillada de adjetivos en una década prodigiosa.


El plato fuerte llegó desde Lituania. Los hombres de Navarro y Gasol repitieron título europeo demostrando que el hambre de victoria es insaciable. Torneo excepcional, yendo como siempre de menos a más, pero con un punto de arranque todavía más alto que el habitual. Detallazo además del capi con Felipe, demostrando que la rivalidad malsana se aloja exclusivamente en casa de los idiotas.

España, tras Japón y Pekín, volvió a gritar al mundo que el baloncesto más allá de los USA no es una franquicia de calidad rebajada.  El reparto de oficios en la Selección es magistral, y solo nos queda soñar con un año tranquilo para nuestras estrellas. Londres está llamado a ser el broche mágico para los juniors de oro, una generación que ha entrado con plenos derechos en el club de elegidos de la canasta.

Y es que a veces produce incluso cierto rubor inconsciente. Porque si hablamos de elegidos, a nosotros nos da para cinco trilogías de Matrix. Otro grupo tocado son los chicos de la raqueta. Había ganas de vengar la humillación del año pasado,  y en Córdoba los irreductibles galos probaron su propia poción en una eliminatoria incontestable. El punto negro de los dobles no afea (aunque preocupa) el pase a la octava final de Copa Davis de nuestra historia.

El esfuerzo titánico de Nadal ha servido para convertir las semifinales en un plácido paseo donde no han existido los rivales. Ayudado por la garra de Ferru, el equipo capitaneado por Albert Costa ya espera a Argentina en la reedición del ‘marplatazo’. Sobre la polémica de la sede elegida, el debate es totalmente improcedente. Se va donde más convenga a los jugadores. Así de fácil. Nadie tiene la culpa de que Madrid esté a 650 metros del nivel del mar. Tampoco podemos disputar la Copa América en la capital y nadie se queja por ello.

Ojo a las declaraciones de Nadal sobre el calendario. No estamos ante una mourinhada inocua. Los dos jugadores del individual español estarán en el cemento de Londres una semana antes de la final. Del Potro podría acompañarles, pero al menos Nabaldián estará haciéndose a la tierra batida antes de que los nuestros abandonen la capital inglesa.  Peligroso.

Dejo el final para un arrebato y otro triplete. El primero fue un atisbo de igualdad en esta Liga nuestra de las dos cabezas. Me río. Si esto durara cinco semanas podría aceptarlo, pero a 38 partidos lo que estamos viviendo es pura utopía. Tiempo al tiempo, que dicen. El trío es para el último traspié franco-español del fin de semana. Terol volvía a poner la tricolor gala un peldaño por debajo en el podio de Aragón. Y con el futuro monstruo de monstruos Marc Márquez dado recital en la categoría intermedia. Oh la lá!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El legado de Olimpia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s